julio 13, 2024

¿Puedo hacer bicicleta si tengo una hernia discal? Depende de esto

hacer bici hernia discal

Montar en bici es una actividad considerada como terapéutica, actualmente es una práctica bastante popular en todo el mundo. Hay quienes utilizan una bici como medio de transporte y quienes la adquieren para mantenerse en forma.

Si tienes una bici y regularmente la usas, pero tienes una hernia discal, posiblemente te estás preguntando si la mejor opción es continuar montando en tu bicicleta. La pregunta sería ¿Te apasiona montar en bici, pero te acaban de diagnosticar con una hernia?

Si aún no tienes claro si continuar montando en bici estando en esas condiciones, si es recomendable o no, en este artículo podrás resolver tus dudas al respecto. También te diremos los mejores tipos de bicicleta a usar si tienes una hernia.

¿Qué es una hernia?

Esta es una protuberancia que se genera al existir un punto débil entre una pared de músculos que se encuentra muy apretada y es ahí cuando se crea una abertura que permite el desplazamiento de un órgano o tejido y se forma una especie de burbuja o bulto.

Esto suele ocasionarse producto de un sobreesfuerzo que realice la persona, bien sea al pujar, estornudar, toser por obesidad o al cargar un objeto muy pesado.

hernia y bicicleta

¿Cómo luchar contra los problemas de espalda?

El estar en constante movimiento y el ejercitarse contrarresta los factores que ocasionan problemas en la espalda, por su parte el correr bici o hacer bici en el gimnasio ayuda a liberar estrés, suele ser terapéutico y trae múltiples beneficios.

Si se realiza la actividad de forma adecuada no tiene porqué ser perjudicial. Además, tener una dieta balanceada es primordial.

Entonces… ¿es posible montar en bici si se tiene una hernia discal?

Es una respuesta bastante compleja, pero todo va a depender del alcance que tenga la lesión. Si el dolor que la hernia genera es muy intenso lo más recomendable es dejar de montar en bici por un tiempo.

Si las condiciones son un poco más normales y no existe gravedad en el caso sí se puede seguir montando bicicleta, eso sí, sin generar mucho esfuerzo. Los casos graves están asociados no solo a la columna sino a problemas articulares y musculares.  

Es decir, todo va a depender de qué grado de dolor genera la hernia en el resto del cuerpo ya que, al presionar los nervios de la columna suele generar dolor en las piernas y nalgas, inicialmente estos dolores son leves y en esos casos se puede continuar usando la bicicleta, pero, cuando los dolores son intensos normalmente no se puede ni caminar debido a que los músculos no responden de forma regular a estímulos que son comunes.

Es importante saber que los discos de la columna no se regeneran completamente, pero, si la fase no es aguda sí se pueden realizar ejercicios como estiramientos y de compensación muscular para que se favorezca la recuperación y mantenimiento óptimo de la columna.

Esto quiere decir que las hernias discales regularmente no son impedimento para seguir montando bicicleta, lo que hay es que mantener al margen son ciertos aspectos importantes:

  • Estar bajo recomendaciones médicas. Es sumamente importante asistir a un traumatólogo y que sea él quien te indique la forma más adecuada de continuar montando bici o de ser el caso, dejar de hacerlo por un tiempo.
  • Mucho mejor si la opinión es dada por un médico que suele tratar o llevar casos de deportistas, porque esto te dará una opinión más profesional y certera en el tema concreto.
  • Si ya tienes la opinión médica, en general deberás montar la bici en la posición correcta para que no se creen factores que puedan agravar la lesión al tiempo. Mantener un nivel estándar, pero hacerlo de forma correcta es la clave.
  • La posición más adecuada para montar la bici sin repercusiones en la espalda, es buscar una postura neutra, es decir, que la espalda no esté ni muy inclinada ni muy elevada, siempre buscando un ángulo de entre 50 a 60 grados teniendo como referencia principal la cadera y los hombros.
  • El sillín de la bici también será un punto fundamental para la comodidad y poca repercusión en la espalda, su altura tendrá que ser la más correcta ya que, esto optimizará el trabajo de los músculos en cada pedaleada. Un exceso de altura o incluso un sillín muy bajo suelen ocasionar dolores lumbares y no queremos añadir un dolor extra al de la hernia.
  • En los casos de hernias discales lo mas recomendable es utilizar una bici con doble suspensión ya que esto suele minimizar los impactos al ser usadas por largos periodos de tiempo.
  • De igual forma es importante llevar un control médico con un especialista fisioterapeuta, esto te permitirá conocer y llevar a cabo ejercicios de fortalecimiento para los músculos centrales y así podrás adquirir una estabilización correcta en el área lumbar.

Uno de los puntos anteriores que debe ser recalcado es la posición del cuerpo a la hora de utilizar la bicicleta. Al usar la bici el sillín no puede estar alto, ni el manillar bajo ya que se tendrá la necesidad de estar inclinados y esto regularmente ocasiona dos problemas.

Inicialmente la espalda baja estará todo el tiempo en una posición de flexión y lo más conveniente es mantener la espalda en posición neutral sin ningún tipo de inclinación para no añadir carga extra a los músculos.

Esta posición se obtiene con práctica ya que comúnmente cuando solemos montar en bici siempre adoptamos una posición inclinada y esto ocasiona que los músculos de la zona no estén situados de forma correcta para soportar la fuerza que recae en el área lumbar y a su vez no pueda proteger a los tejidos pasivos.

Las hernias discales regularmente se originan producto de una repetitiva flexión en el área lumbar y estar constantemente obligando a la espalda a mantenerse en una posición tan inclinada sólo replica el mecanismo que ocasionó la lesión y por ello es bastante probable que genere más dolor.

De igual forma es un grave problema que la cadera nunca se extienda. Esto quiere decir que, si la cadera se mantiene en una posición y no hay movilidad es bastante perjudicial porque no hay elasticidad. Al pasar mucho tiempo en una bicicleta la cadera se mantendrá flexionada y habrá un trabajo inverso al de rehabilitación.  

Eso se suele trabajar para recuperar la movilidad, ya que se busca ir recuperando de forma gradual la capacidad de extenderlas y activar los glúteos. Con la ayuda de un profesional y los ejercicios adecuados se puede ir recuperando el movimiento funcional de la espalda baja.

Como se puede ver, si es bueno montar en bici, pero si ya se está en una etapa de rehabilitación es mejor evitar su uso para que el cuerpo pueda recuperarse y sanar de forma óptima y por completo.

Si existen varios tipos de bicicleta entonces, ¿definitivamente no puedo usar ninguna?

Existen diversos tipos de bicicletas, pero, todas pueden presentar características de las que ya se han mencionado anteriormente y que pueden causar problemas extras a las hernias discales. De acuerdo al propósito de la bici esta tendrá características menos arriesgadas y más beneficiosas para personas con hernias discales.

Bici de ciudad. Generalmente tienen el volante más alto y esto permite que sean mejores, se mantiene una postura un poco más recta lo cual ayuda a la espalda baja.

No son muy rápidas porque no cumplen propósito de carrera, sirven para transportarse son bastante seguras para personas con hernias discales ya que, están relativamente cerca de la obtención de una postura neutral al usarlas, es decir, es la opción adecuada para transportarse si se tiene esta lesión.

Bicicleta de Montaña/Cross-Country/Down-Hill. Suelen variar en sus características, pero, normalmente esta fabricadas para ser usadas en terrenos irregulares, no lisos como el pavimento sino rústicos, al usarla se mantiene el cuerpo en una posición un poco mas agresiva para la espalda y además, pueden ser arriesgadas al provocar saltos en terrenos inestables y caídas.

Debes tener en cuenta que cualquier fuerza extra añadida a una espalda lesionada puede ser muy perjudicial.

Bici de ruta. Si bien suelen usarse en terrenos muy planos como autopistas en donde hay menor riesgo de caídas también suelen ser las bicicletas con la postura mas agresiva para la espalda baja, porque mantienen a la espalda en una posición muy inclinada ya que con esa posición se tendrá mayor velocidad, pero, son muy exigentes para personas con la espalda baja lesionada o con hernias discales.

Bici estática. También conocida como bicicleta de gimnasio, son usadas regularmente para trabajar cardio y mantenerse en forma gracias a que están fijas son las mas seguras para ser usadas por personas con hernias discales ya que, no existe riesgos de caídas y además no se genera fuerza adicional que afecte la espalda baja.

Un punto es si existe la posibilidad y otro importante es si el usar una bici ayuda a la espalda aun con la lesión.

¿Es bueno hacer bicicleta para fortalecer la espalda?

Si notas, el principal problema de usar una bicicleta teniendo una hernia discal es que es muy difícil mantener una posición neutral o recta por mucho tiempo, especialmente si es una bicicleta de carrera, no es que esté 100% mal utilizar una bicicleta si se tiene una hernia discal, pero, si es muy importante la posición en la que se encuentra la espalda porque una mala postura puede empeorar la situación.

Algunos médicos y terapeutas de hecho recomiendan hacer cardio en bicis estáticas o de gimnasio para mantener el cuerpo activo, o cual además genera impulsos cerebrales que alivian el estrés e incluso es terapéutico, además de ayudar a movilizar las piernas y accionar los músculos para que estos con el paso del tiempo no se atrofien.

Ojo,  eso también va a depender mucho del caso individual de cada persona, y de qué tan grave sea la lesión o la hernia discal, lo importante es tener una revisión médica previa y acatar las recomendaciones dadas por el fisioterapeuta.

Otros datos interesantes sobre las hernias que quizás te interesen:

En porcentajes se estima que 3% de las mujeres y 5% de los hombres padecen de hernias. Estas generan un dolor sumamente intenso que incluso causa dificultad para caminar, comúnmente este dolor se materializa en la parte baja de la espalda, a lo largo de las piernas y en las nalgas.

Entre las hernias más comunes está la hernia discal que se presenta cuando parte del disco intervertebral se mueve hacia la raíz nerviosa y esto ocasiona presión, hormigueo, dolor y trastornos motores entonces, se crea un bulto o protuberancia entre los discos o almohadillas protectores de la columna.

Estos están situados entre cada vértebra y son los encargados de soportar la presión de cada una. Es decir, son una especie de contenido gelatinoso que actúa como amortiguación a las vértebras para que estas no choquen entre sí. Las hernias discales presionan las raíces nerviosas y por eso causan dolor intenso y pérdida de movilidad.

Es difícil pensar esto en una situación así pero, gran parte de los problemas en la espalda suelen ser causados por la inactividad de una vida moderna.

La falta de ejercicio, al no hacer actividades físicas genera atrofia en los músculos, fibrosis y retracción esto causa lesiones en las estructuras óseas al no tenerse en el cuerpo un equilibrio de la fuerza.

Otro punto importante es la alimentación desequilibrada o incorrecta, si nos alimentamos con pocos nutrientes o alimentos basura para el organismo entonces, ¿de qué nos quejamos? Hay alimentos que afectan el funcionamiento óptimo de los órganos (riñón e intestino delgado son más propensos) y esto se ve reflejado en la zona lumbar ocasionando lesiones.

Una causa común de lesiones lumbares y aparición de hernias discales es el estrés, el estrés suele afectar causando cambios en la actividad de órganos importantes como el corazón (al alterar la frecuencia cardiaca) irregularidades de la tensión arterial, problemas musculares, problemas del sueño y sudoración, todo ello presiona los discos lumbares debilitándose y siendo factores causantes de aparición de hernias discales.

Antonio Cruz

Desde hace más de 10 años que escribo en diferentes blogs sobre ciclismo. Ahora en FullCiclismo. Padre, ciclista y redactor.

Ver todas las entradas de Antonio Cruz →